Volver a los detalles del artículo Hacia la regeneración funcional de quizás el tejido más difícil del cuerpo: el cartílago articular