Caso de quiste óseo benigno aneurismal en un canino

  • Karen Vega-Benavides Universidad Nacional, Escuela de Medicina Veterinaria
  • Roberto Leiva-González Universidad Nacional, Escuela de Medicina Veterinaria
  • María Soto Universidad Nacional, Escuela de Medicina Veterinaria
  • Santiago Ramírez-Jiménez Universidad Nacional, Escuela de Medicina Veterinaria
  • María Pacheco-Rojas Universidad Nacional, Escuela de Medicina Veterinaria
Palabras clave: quiste óseo, canino

Resumen

El quiste óseo aneurismático es una lesión benigna que puede originarse en la metáfisis de huesos largos,
pelvis y columna vertebral; puede provocar abombamiento del hueso (lo que permite que sea visible), y
ocasionar dolor de intensidad variable. A pesar de ser poco común, en caninos, es principalmente reportado
en razas grandes. Dentro de las posibilidades etiopatogénicas se encuentran la malformación venosa,
trauma o neoplasia (por incremento de presión venosa). A menudo es necesario el tratamiento quirúrgico,
que procura ser poco invasivo, al ser de carácter benigno, sin embargo; es la recaída local la complicación
más común. Paciente, canino, bóxer, de seis años de edad. Presenta dolor y distención abdominal, pérdida
de apetito y vómito. Se realiza hematología, con perfil químico completo, obteniendo resultados normales.
Ecográficamente se evidencia fluido libre, abundante, en cavidad abdominal, además de una cavidad
circunscrita con contenido también hipo ecoico, pero con mayor turbidez. Ambos fluidos son analizados,
se reporta únicamente trasudados. Se determina la importancia de realizar laparotomía exploratoria, como
apoyo diagnóstico y terapéutico; sin embardo, debido a la cantidad de efusión abdominal se decide iniciar
una terapia diurética previa, para mejorar el pronóstico quirúrgico, al reducir el riesgo de descompensación
por cambio de presión en vasos sanguíneos, al descomprimir y extraer el fluido. Después de 5 días con
manejo antiinflamatorio y diurético, el animal reduce considerablemente la efusión abdominal, lo cual hace
más evidente el tamaño de la cavidad quística y el efecto marcado que a pesar de no estar adherido a órganos,
generaba un desplazamiento en ellos, por su gran tamaño, en ese momento se realiza el procedimiento
quirúrgico. En la exploración abdominal, se evidencia una estructura cavitaria, de pared delgada pero
consistente, turgente con contenido líquido en el interior y presencia de material fibrocartilaginoso;
además, se determina que está adherido al hueso de la pelvis; el quiste es resecado totalmente, y se raspa
el borde óseo pegado al quiste. El material es enviado a estudio histopatológico, y se obtiene el diagnostico
de quiste óseo benigno aneurismal. El manejo posquirúrgico se realizó con antiinflamatorio, analgésico y
antibiótico. El animal respondió de manera satisfactoria, no presentaba dolor (escala Glasgow); la evaluación
radiográfica posquirúrgica no presentó alteración ósea, y las ecografías de control posquirúrgicas sin
hallazgos relevantes. La calidad de vida del animal mejoró, y fue dado de alta. La semiología en el abordaje
de nuestros pacientes puede brindar mucha orientación en el abordaje del caso, pero a su vez, puede ser muy
confusa e inespecífica, por lo que el apoyo en pruebas complementarias es de gran relevancia, y representa
una diferencia importante en el abordaje, y por ende en la resolución positiva de nuestros casos clínicos.
La imagenología, procedimientos quirúrgicos y estudios histopatológicos, nos permiten además de brindar
diagnósticos definitivos, trabajar con pronósticos más objetivos.

Publicado
2018-12-31
Cómo citar
Vega-Benavides, K., Leiva-González, R., Soto, M., Ramírez-Jiménez, S., & Pacheco-Rojas, M. (2018). Caso de quiste óseo benigno aneurismal en un canino. Ciencias Veterinarias, 36(3), 18. https://doi.org/10.15359/rcv.36-3.10

Comentarios (ver términos de uso)