Los cuatro estudios literarios que integran la primera sección de este número de Letras coinciden, en lo esencial, con una aproximación a los textos que explora las relaciones de sentido entre el texto como unidad particular (la obra literaria concreta), la metaforización de los temas tratados y las fuerzas de índole ideológico e histórico-políticas que permiten la puesta en juego cultural de los hechos literarios. Los cuatro estudios se distancian de las hipótesis habituales de tipo contenidista; antes bien, replantean los análisis dejando de lado las presuntas intenciones del autor, las interpretaciones de lo evidente o las exploraciones más o menos especulativas por parte de quien lee. Esto mismo se demuestra con el hecho de que los estudios literarios no tienen por qué unificarse con criterios geográficos, temáticos o doctrinarios. Lo que entra en juego es la validez epistémica de los estudios; su crédito conceptual. La segunda sección, dedicada a problemas de lingüística aplicada, también se mueve en un ámbito análogo; por un lado, el problema de la enseñanza de una lengua extranjera a destinatarios con un perfil relativamente nuevo históricamente (hablantes de lenguas no indoeuropeas, en contraste con los hábitos pedagógicos tradicionales en nuestro país); por otro, la percepción del aprendiente con respecto a la segunda lengua que tiene ante sí. El ejercicio del aprendizaje pasa, entonces, primero por el filtro de nuevos aspectos didácticos, directamente relacionados con los sistemas lingüísticos que se cotejan, la lengua materna y la segunda. Sherry E. Gapper, Directora
Publicado: 2019-01-01